24
10
2018

Muy cerca del reto: maratón número 22

Completado el maratón número veintidós, a punto de alcanzar el objetivo de los 1.000 kilómetros recorridos de norte a sur de la India,  Juan Manuel, Jaime y Faustino mantienen una fuerza física y psicológica imparable.

Iniciaron la maratón en Badvel y 42 kilómetros después el coche les recogió para llegar a Tadipatri, donde visitaron la aldea de Jutur, en la que trabaja la FVF.

Salieron muy temprano, cuando aún no había despertado la gente del lugar. “Una ciudad con poca actividad, pero desde que sales un poco vuelves a encontrarte con el despertar de muchas pequeñas comunidades de no más de 15 casas pequeñas y aisladas, combinadas siempre con algún templo”, explica Juan Manuel en la crónica del día. Mientras corre le da tiempo a observar la rutina de hombres y mujeres, que salen de sus casas con un pequeño cacharro para asearse al aire libre porque en la mayoría de las casas no tienen baños. Una realidad que también es un reto que la FVF comparte con el Gobierno de la India a través del programa “India Limpia”, para terminar con la defecación en el exterior.

Pasaron por embalses enormes, vieron serpientes en las orillas pero no eran venenosas ni estaban cerca del equipo. “Carretera, pistas, puentes y un cañón espectacular que pensábamos encontrar con un castillo que se encontraba en reforma, y que, viniendo de tan lejos, no perdimos la ocasión de visitar y de recorrer corriendo, porque esto también forma parte de 1.000km en la India”, concluye Juan Manuel.

Al llegar a la aldea, les recibieron 4 corredores de la pasada edición de la ultramaratón, que ya se han apuntado a la carrera de enero del año que viene. Disfrutaron de comida “sin picante”, aunque eso sea casi imposible, y por la noche degustaron un biritani, el plato típico de arroz con carne de la zona, para ir recuperando alguno de los kilos que han perdido en el intenso esfuerzo físico de este reto.

FACEBOOK
>
Vivencias

"Hemos podido expresar nuestra pasión por el deporte con el poder de la acción solidaria".

Tere Linares. Tenerife

"Inolvidable. Una experiencia para vivir, resulta imposible describirla con palabras".

José Antonio López Cazorla. Málaga

"Es emocionante. Tengo ganas de llegar a casa para contarlo y compartirlo".

José. Valencia

"Mi segunda visita a Anantapur ha enriquecido mi parte humana. La flexibilidad de adaptarme a un modo de vida diferente, la increíble sorpresa de la felicidad impagable que me da. Viviendo días repletos de sorpresas, agradecimiento y mucho amor".

Pili Ramos.Tenerife

"La AUM es vivir un sueño que te hace estallar el corazón. Cada etapa es especial, desde conocer la historia del corredor indio (Madú) con el que compartes ruta, hasta el silencio de las etapas nocturnas, pasando por el cálido recibimiento de las gentes de las aldeas".

Kika Aguiló Vallespir. Mallorca

"La III AUM me ha permitido descubrir con intensidad como a través del deporte solidario puedo ayudar a miles de personas, a la vez que me ha permitido encontrar a muchas personas de buen corazón. Estoy enganchado a esta iniciativa".

Ángel Montiel. León

"Es la mejor carrera q he hecho y q haré en mi vida. Recibí tanta calidad humana... Como experiencia personal no hay nada que me haya llenado tanto. Doy las gracias a la providencia, y a Juan, por haber creado está iniciativa y haberme convertido en un testigo directo".

Marta Diez. León

"Ha sido la mejor experiencia de mi vida, porque he visto el maravilloso trabajo de la Fundación Vicente Ferrer, he podido ayudarles a mejorar la calidad de vida de muchas personas y he recibido una acogida increíble en cada rincón de Anantapur. Un viaje muy emocionante e inolvidable".

Joaquín Albert. Jumilla (Murcia)