04
10
2018

De las calles de Benarés a Calcuta, completando el reto “1.000 km en la India” en 1 mes

La cuarta  jornada del reto comenzó de nuevo en Benarés, recorriendo el campus universitario en el que, como comenta Juan Manuel Viera, a pesar de llevar 30 kilómetros de los 42 que corre cada día, “no dejas de ver cosas nuevas y es complicado no perder el sentido de la orientación”. De nuevo, los múltiples campos de deportes empezaron a llenarse desde primera hora de la mañana, con personas de todas las edades haciendo ejercicio. En el recorrido vio a gente jugando al cricket, vóleibol, tenis, fútbol, baloncesto, bádminton, yoga y, por supuesto, a corredores que le hicieron compañía durante las más de 5 horas que estuvo corriendo.

El tráfico está limitado en el campus, en cambio fuera es caótico, no hay arcenes y es complejo moverse. “La maratón se desarrollo según lo previsto los primeros 30 kilómetros, a partir de ahí, subida de la temperatura, de la humedad y el cansancio, para los últimos kilómetros necesité hacer un esfuerzo mayor“, comenta Juan Manuel desde el hotel donde se somete cada día a una recuperación estudiada que le permita volver a estar en forma apenas 15 horas después, y ser capaz de enfrentarse de nuevo a otra maratón.

Por la tarde el equipo, Juan Manuel, Jaime y Faustino, se trasladaron al aeropuerto para desplazarse hasta Calcuta. Repasaron en el mapa el recorrido de la quinta maratón: “No hemos tenido tiempo de hacer el reconocimiento completo, pero sí la llegada a los parques. Mañana en los primeros kilómetros tendremos que tener cuidado para no coger una ruta equivocada”.

Cada kilómetro que hacen en ciudad es más lento y hay que prestar más atención por el peligro del tráfico y el movimiento de personas y animales. Tras la experiencia de Delhi, el equipo sabe que a partir de las 7h30 u 8 de la mañana se requiere un mayor esfuerzo para completar los kilómetros por la subida de la temperatura, que hasta el momento no han bajado de los 32 grados.

Comment
0

Leave a reply

FACEBOOK
>
Vivencias

"Hemos podido expresar nuestra pasión por el deporte con el poder de la acción solidaria".

Tere Linares. Tenerife

"Inolvidable. Una experiencia para vivir, resulta imposible describirla con palabras".

José Antonio López Cazorla. Málaga

"Es emocionante. Tengo ganas de llegar a casa para contarlo y compartirlo".

José. Valencia

"Mi segunda visita a Anantapur ha enriquecido mi parte humana. La flexibilidad de adaptarme a un modo de vida diferente, la increíble sorpresa de la felicidad impagable que me da. Viviendo días repletos de sorpresas, agradecimiento y mucho amor".

Pili Ramos.Tenerife

"La AUM es vivir un sueño que te hace estallar el corazón. Cada etapa es especial, desde conocer la historia del corredor indio (Madú) con el que compartes ruta, hasta el silencio de las etapas nocturnas, pasando por el cálido recibimiento de las gentes de las aldeas".

Kika Aguiló Vallespir. Mallorca

"La III AUM me ha permitido descubrir con intensidad como a través del deporte solidario puedo ayudar a miles de personas, a la vez que me ha permitido encontrar a muchas personas de buen corazón. Estoy enganchado a esta iniciativa".

Ángel Montiel. León

"Es la mejor carrera q he hecho y q haré en mi vida. Recibí tanta calidad humana... Como experiencia personal no hay nada que me haya llenado tanto. Doy las gracias a la providencia, y a Juan, por haber creado está iniciativa y haberme convertido en un testigo directo".

Marta Diez. León

"Ha sido la mejor experiencia de mi vida, porque he visto el maravilloso trabajo de la Fundación Vicente Ferrer, he podido ayudarles a mejorar la calidad de vida de muchas personas y he recibido una acogida increíble en cada rincón de Anantapur. Un viaje muy emocionante e inolvidable".

Joaquín Albert. Jumilla (Murcia)